La quema de «monos» en el Año Nuevo tocopillano

La quema de “monos” en la ciudad de Tocopilla es una práctica que ha sido transmitida desde las salitreras, sean estás desde la zona de Tarapacá, como así también desde las salitreras de la actual región de Antofagasta. Cada “mono” representaba la quema de lo negativo del año que finalizaba. 

Una vez que algunas salitreras del cantón El Toco (las correspondientes al sistema Shanks, entre ellas las Oficinas salitreras Prosperidad, Santa Fe, Rica Aventura, Empresa, Santa Isabel, Iberia, entre otras) comenzaron a cerrar, en especial en la década de 1920 y 1930, y otras después en la década de 1950, la llegada de pampinos a los puertos conllevó el traslado de estos rituales. Cabe indicar que la ropa era un tema importante en las fiestas de fin de año, en cuanto a renovación y cierto lucimiento: era dejar a atrás la vestimenta usual en lo cotidiano; por ello, la quema de lo que ya no se usaría contribuía a la formación y fabricación de estos “monos”, que eran básicamente ropa rellena con otros trapos, adornados con algunas maderas y mensajes de buenos deseos. Desechar la ropa era desprenderse. Desprenderse para quemar.

Por su parte, en el puerto de Tocopilla ya se venían realizando los famosos salnatrones (gran fogata realizada en la playa, la cual era posible con la mezcla de salitre y agua, adicionándose neumáticos para generar una gran llamarada y potentes estruendos). Pero estos salnatrones no nacen precisamente para el Año Nuevo, sino que nacen cuando en la ciudad se estaba luchando contra la espantosa Fiebre Amarilla, por allá en 1912: peste mortal que llegó a través de un barco y que provocó 319 muertos en la pequeña ciudad (ver artículo sobre la Fiebre amarilla)

En ese contexto, la quema de salitre fue otra medida de mitigación tomada por las autoridades médicas de la ciudad, la que se adicionaba a la fumigación con azufre y la colocación de petróleo en los depósitos de agua para extinguir, por falta de aire, las larvas de los mosquitos llamados Aedes aegypti. De esto modo, se comenzaron a producir simultáneamente pequeñas fogatas en varios puntos de la ciudad, siendo el salitre el principal combustible. Todo el humo que se generaba, se creía, mataba a los mosquitos.

Una vez superada la peste de 1912, los salnatrones, en primera instancia una medida sanitaria, derivó en la ritualización de la quemazón de lo negativo del pasado y se cruzó con la combustión de figuras antropomorfas y zoomorfas que poco a poco han derivado en estilizaciones y verdaderas obras artísticas que sorprenden por su refinamiento en la manufactura, donde el cine y la televisión juegan una gran influencia en la definición de las figuras y contextos de contenidos de estos “monos”. Es decir, existe siempre un correlato sobre la taquilla y la moda en el cine, los personajes y los contenidos asociados, con la ritualización local de una vieja costumbre.

Al poco andar, estos “monos” fueron una forma de reemplazar las tóxicas quemazones de neumáticos, basuras, maderas o materiales cualquieras que se aprovechaban de quemar en Año Nuevo. Esta situación significaba que, durante cada madrugada del 1 de enero, las ciudad de llenara de humo, perjudicando la visibilidad, afectando la salud con su consabido restos de fogatas callejeras que generaban un mal aspecto. Ese humo, ciertamente, perjudicaba las cenas y las fiestas, sumando una fuerte pestilencia que se adhería en la ropa de los celebrantes tocopillanos.

Fue entonces que este proceso de la “quema de monos”, derivó en la municipalización de la tradición a través de un concurso que ofrece premios que no alcanzan a cubrir los gastos que conlleva la fabricación de estas figuras: importa más el ritual, la demostración de una destreza artística, de una inteligencia espacial y de volumen para reproducir complejas figuras. El concurso no es más que una pequeña forma de reconocimiento y patrimonialización de la litúrgica combustión que se reproduce en las redes sociales digitales, y también con la apuesta de patrimonializar y turistificar el asunto a través de un recorrido que realizan los vecinos tocopillanos y afuerinos para conocer cada una de estas esculturas de cartón, papel y fierro. Para muchos tocopillanos es una forma de construir una identidad cultural o administrar cierta singularidad local que, al aparecer en los medios nacionales, acrecienta cierto orgullo.

Fotografía correspondiente a la víspera del año 1982. Archivo: José Valenzuela.

Podemos indicar que esta quemazón de “monos” y salnatrones es la expresión de una ritualidad comunal, alimentada con la religiosidad popular, fetichismos, supersticiones, numerologías, la celebración de la magia -supuesta- atribuida a los números y una serie de sugestiones en un nuevo andar del calendario gregoriano. De este modo, la fiesta de Año Nuevo adquiere características carnavalescas, siendo esta la expresión del ocio que ayuda a exhibir las habilidades de manufactureros autodidactas que ven en esta fecha la posibilidad manifestar sus destrezas y gustos por ciertas tendencias cinematográficas.

La combustión de estos “monos” es en cierto modo la combustión simbólica de un archivo de la negatividad anual. Pero, a su vez, es la forma de apostar por una “apertura mágica” de optimismo ante un nuevo año, pero también nos va indicando cuáles son las imágenes y contenidos de moda dictados por la televisión y el cine, y de esta forma se constituyen en archivos culturales, pero que nacen para quemarse rápidamente.

Damir Galaz-Mandakovic