ESCRITORES QUE NO INCOMODAN: AUTOCOMPLACENCIA Y EL PODER DEL DINERO

Siempre habrá un niño bueno que justifique la subcontratación, la tercerización de la mano de obra con contratistas abusivos que no pagan salud, ni vacaciones, ni previsión…siempre habrá un niño dulce en la pampa que defenderá la diferencia y la segregación interna en los campamentos mineros, la contaminación química en los mares y desierto, la sequía de las napas…etc.

Ese niño bueno dulce defiende la mina en donde nadie ha nacido, pero en donde muchos han muerto. Una mina que produce una cultura peticionista porque desarrolla una política asistencial propia en competitividad con el propio Estado de Chile, allí confluyen gestores, artistas decorativos, escritores que no incomodan, deportistas, políticos y personalidades en el marco de un nuevo estatus y financiamiento para reproducir los silencios y las autocomplacencias discursivas. Es una minería que produce discurso y extrae no solo metal concentrado, sino que también extrae las criticas y las disonancias: he ahí una verdadera fundición ideológica y propagandística cobriza que concentra y refina las semánticas que circulan en la urbe costera.

Por mientras, los cánceres inundan la ciudad y el negro luto particulado se acumula en cada esquina visible.

Cuando la mina se agote quedará un enorme archivo territorial que remitirá a un enorme vacío. Un archivo ardoroso, rudo y profundo del extractivismo sacrificial que incluirá los cuerpos y sus bioacumulaciones de metales pesados. Una “Escondización” que deviene en necro-economía local, pero que arma vida y beneficios más allá de nuestras fronteras.

Para eso está Hernán Rivera Letelier, el niño que solo ve “que el minero baja sonriente”…El mismo que valida el robo del concentrado de cobre y guarda sus mejores silencios de prólogo para Minera Escondida con bolsillos sonrientes.