EXTRACTIVISMO Y LA “ESCONDIZACIÓN” DE LAS RELACIONES

El extractivismo es un modo de producción que organiza un territorio en torno a la extracción intensiva y a gran escala de Recursos Naturales (RRNN) con muy bajo procesamiento (valor agregado) el cual es destinado para su venta en el exterior territorial (exportación).

Este modo de organizar la dinámica territorial se caracteriza por estimular una acumulación por desposesión. En los hechos, el extractivismo ha sido un mecanismo de desvalijamiento y apropiación colonial, pero que a lo largo de la historia ha asumido diversos disfraces.

Chuquicamata, un proyecto de Guggenheim Brothers a través de The Chile Exploration Company.

El extractivismo metálico y no metálico en el desierto siempre se ha desarrollado en el marco de un territorio periférico para los dos Estados soberanos que lo han administrado: Bolivia y Chile. El desierto y su costa, desde las miradas centrales de dichos Estados, siempre fue lejano. Esta situación derivó que desde el siglo XIX surgiera una escena liberal, un laisse faire  de los procesos y en un problema denso de control sobre el territorio del litoral, mucho más en una escena en que estaba aconteciendo una chilenización sociológica a través de emprendimientos mineros y los poblamientos asociados a esos mismos proyectos extractivos. Debemos considerar que el territorio antofagastino es fruto de una guerra minera (1879). Es fruto de una fuerza que devino en un despojo hacia Bolivia.

En el periodo de la postguerra los empresarios del salitre conformaron el monopolio mundial, inaugurándose una nueva forma de relación con el Estado chileno en el territorio anexado.

Al fusionarse los dos factores primigenios de la riqueza, tales como la fuerza de trabajo y el territorio, el capital minero adquirió una fuerza expansiva que le permitió extender los elementos de su acumulación más allá de los límites trazados aparentemente por su propia magnitud. En ese sentido, el brazo armado de un Estado facilitó la expansión de un emprendimiento privado: debemos considerar que la Guerra del Pacifico (1879-1883) se inició por el problema de una empresa minera especifica y un Estado. Originalmente, no fue un problema entre Estados, pero que finalmente los involucró en la tensión de las armas.

La relación entre capitales foráneos y Estado chileno estableció a que éste último se transformara en un receptor de impuestos y de derechos de exportación, estableciendo de este modo un fisco “rentista”: el Estado se contentó con percibir impuestos que no significaban ni esfuerzo ni inversiones. En esa escena, el fisco chileno solo apostó por ser un garante de las condiciones políticas, jurídicas y sociales propicias para el desarrollo del capitalismo minero, siendo ese mismo brazo armado del fisco el dispositivo preciso para intervenir cualquier anomalía que afectara a los intereses privados: eso explica las decenas de masacres obreras acontecidas desde el final del siglo XIX y gran parte del siglo XX. Del mismo modo, el retroceso estatal en intervenciones tecnológicas, urbanas, administrativas, viales, etc., fue un hecho evidente. Entonces, en ese escenario liberal surgió una delegación de poder, una delegación de la influencia y una delegación de la soberanía.

En los hechos, las redes sociales y de intereses entre políticos, militares y minero se expresó con vínculos patentes, supeditando los intereses “nacionales” por intereses productivos, esencialmente con las relaciones entre británicos en la zona de Tarapacá y con estadounidenses y alemanes y otros ingleses en la zona de Atacama, particularmente en la zona de Chuquicamata, la zona del Cantón El Toco y el puerto de Antofagasta, manifestándose una hegemonía de estos migrantes extractores, quienes controlaron intensamente la zona contribuyendo en su poblamiento, en la vialidad, en los abastecimientos y en las vanguardistas inserciones tecnológicas para la extracción de recursos naturales a gran escala.

En ese devenir, el Desierto de Atacama profundizó una articulación internacional capitalista pero que se manifestó en una asimetría y en una subalternidad: el sistema europeo fue, y sigue siendo, industrializador o manufacturero, por su parte nuestros territorios son mercantiles y especulativos, ya que sólo subsisten de la venta de las riquezas naturales.

En una mirada antropológica, podemos ver que hubo un aspecto culturalista y “actitudes tradicionales” referido a los grupos dirigentes del siglo XIX que se caracterizaron por sus performances miméticas aristocráticas en el marco de un eurocentrismo cultural, situación que habría facilitado la inclusión de capitales europeos y norteamericanos que contribuyeron al “blanqueamiento” de las élites, quienes obteniendo sus beneficios y adquiriendo estilos burgueses, no se convirtieron precisamente en burguesía, porque solo buscaron estatus y dónde especular con sus capitales y ganancias, y no se convirtieron en empresariado, porque no crearon ninguna idea con valor agregado.

El capitalismo mercantil-especulativo en el árido Atacama representó una vía no-revolucionaria, porque al revés del capitalismo industrial, oprimió y estancó las fuerzas productivas e innovadoras. Y como no incluyó económicamente a la masa total de la fuerza de trabajo a través de la expansión industrial, el capitalismo mercantil recurrió a medios extraeconómicos para pervivir: autoritarismo político, centralismo estatal, ciclos represivos, corrupciones, etc.

Pero esa relación de subalternidad o de jerarquías entre territorios, constituyó además una condición de coloniaje dentro del propio territorio atacameño. Es decir, las empresas explotadoras de recursos minerales en un territorio que poseía una soberanía nacional, desarrolló prácticas propias de un sistema colonial que hizo que estas empresas desarrollaran un poder e influencia mayor que el mismo Estado chileno.

Las minas de plata de Caracoles, Guanaco, Cachinal de la Sierra; las minas de cobre de Gatico, Michilla y Chuquicamata; además de las minas de bórax y azufre en la zona de Ollagüe; junto al salitre del ciclo Shanks y Guggenheim, entre otras, además de exigir llaretas para las fundiciones, derivaron en un fuerte impacto urbano, porque los capitales privados produjeron ciudad, junto al abastecimiento de agua potable para los puertos, telégrafos, teléfonos, caminos, ferrocarril, poblaciones, etc., pero también significó el despojo de territorios y recursos naturales a etnias regionales.

El extractivismo modeló el territorio y fue archivando sus diversas huellas contribuyendo a una significativa transformación, redefinición y rearticulación técnica, tecnológica, mecánica, logística y la configuración de un campo social con relevancia económica que atestiguó una serie de procesos migratorios, laborales, urbanos, identitarios, disciplinarios y ambientales.

El extractivismo también se caracterizó por ejecutar un capitalismo cognitivo en el desierto, constituido en el desarrollo de prácticas específicamente técnicas y económicas sobre cierto tipo de producciones de conocimiento exclusivo y tecnologías que estaban articuladas con procesos capitalistas internacionales centrados en la reproducción de cierto tipo de patentes y conocimientos generados en otro lugar.

Del salitre Shanks, pasamos al salitre Guggenheim (1926); en el cobre pasamos de una etapa liberal (hasta 1938), una etapa mixta (desde 1953) luego estatal (1971) para devenir finalmente en una etapa neoliberal y con una mayor densidad de despojo y deschilenización, derivando finalmente en una etapa que podemos llamar la “Escondización” desde la década e 1990: es decir, una minería, las más grande del orbe, que no engendra fundiciones, ni ferrocarril, ni ciudad, ni comunidad, ni pueblo, sino miles de mineros en trasiego (en avión, buses y cientos de camionetas rojas). La mina y su campamento devino en un hotel de cuerpos cansados en conteiner segregados y jerarquizados que están disfrazados de casas efímeras para los trabajadores contratados y subcontratados. Esas circulaciones y turnos estructuraron una dinámica familiar singular, precaria y con ausencias.

Una mina en donde nadie ha nacido, pero en donde muchos han muerto. Una mina que nació para producir, no para re-producir. Pero si produce una cultura peticionista porque desarrolla una política asistencial propia en competitividad con el propio Estado de Chile, allí confluyen gestores, artistas contemporáneos, las ferias del libros, las ferias científicas, los seminarios, los patrimonialistas, los deportistas, políticos y personalidades de la farándula regional en el marco de un nuevo estatus y financiamiento para reproducir los silencios y las autocomplacencias discursivas. Es una minería que produce discurso y extrae no solo metal concentrado, sino que también extrae las criticas y las disonancias: he ahí una verdadera fundición ideológica y propagandística cobriza que concentra las semánticas que circulan en la urbe costera. El señor de la mina es un nuevo “curador”.

El presente y futuro de la minería “Escondizada” es la de la discusión decorativa en las artes y las ciencias, aquella que nada transforma mientras los cánceres inundan la polis y el negro luto particulado se acumula en cada esquina visible. Cuando la mina se agote quedará un enorme archivo territorial que remitirá a un enorme vacío. Un archivo ardiente, agreste y profundo del extractivismo sacrificial que incluirá los cuerpos y sus bioacumulaciones de metales pesados. Una “Escondización” que deviene en necropoética local pero que arma vida y beneficios más allá de nuestras fronteras.

Damir Galaz-Mandakovic Fernández