DOCUMENTAL “TOCOPILLA Y SU HISTORIA” (2020)


En esta charla-documental, el historiador Damir Galaz-Mandakovic explica las principales vocaciones y/o procesos históricos de la ciudad puerto de Tocopilla, considerando los siguientes temas: 
1. Tocopilla: centro urbano boliviano (1843-1879). 
2. Tocopilla chileno.
3. Tocopilla energética.
4. Tocopilla salitrera.
5. Tocopilla obrera.
6. Tocopilla multinacional.
7. Tocopilla y la catástrofe.
8. Tocopilla económica.
9. Tocopilla saturado.
10. Tocopilla esperanza.

Relato, investigación y archivos históricos: Dr. Damir Galaz-Mandakovic Fernández.
Edición audiovisual: Carlos Gaete Ossandón (Productora Pelagato).
pilla (2020).
Patrocinio y auspicio: Ilustre Municipalidad de Tocopilla.

SOCIOLOGÍA DE UNA MÁQUINA Y SUS TRES ACTOS

Máquina durante el proceso de demoliciones de casas en Tocopilla durante el año 2009.

Hubo cierta sociología de la retroexcavadora en la escena de una catástrofe, analizando, particularmente, tres momentos después del terremoto del año 2007.

El primero remite a la trama de la demolición de viviendas por los efectos del terremoto del 14 de noviembre 2007 en Tocopilla (7,7º Richter), proceso ejecutado por retroexcavadoras. Está la memoria de su formas y acciones demoledoras y las derivaciones negativas hacia casas que no estaban en condición de demolición, pero que al desmantelar alguna casa colindante, las vibraciones y actuar de la máquina, terminaría por afectar a las casas que pudieron resistir el terremoto. Finalmente, las retroexcavadoras, por sus vibraciones descontroladas, tuvieron que demoler esas casas. Arrasando, de este modo, con decenas de enormes barrios. Después del terremoto, literalmente, pasó la máquina. 

Un segundo momento, nos remite a que, como no todas las casas fueron demolidas rápidamente por cuestiones burocráticas (demoras y colapso de los Servicios Públicos, ausencia de títulos de dominio, atraso en posesiones efectivas, herencias confusas, etc.) muchas familias comenzaron un proceso de protestas para apurar la demolición y la reconstrucción, ya que muchos de ellos estaban viviendo angustiadamente en campamentos de mediaguas localizados en la playa, es decir, a varios kilómetros de sus barrios originales. En ese tenor, algunas familias organizaron bloqueos de caminos y grandes fogatas en las carreteras. Las jornadas de protestas tenían la siguiente frecuencia: quemazón de neumáticos, represión policial y finalmente, el paso de una retroexcavadora para retirar los neumáticos quemados y los diversos escombros. 

Un tercer momento, nos remite al proceso de relocalización de los 512 familias (más de 3 mil personas) en el contexto del post terremoto, quienes fueron ubicados por Serviu en un sector vulnerable a los aluviones, frente a lo cual protestaron por la ausencia de vías aluvionales. Pero el aluvión bajó de igual modo. La secuencia fue: las retroexcavadoras prepararon el terreno para construir las casas, construcción de casas, nuevas protestas, otra vez la retroexcavadora para sacar las barricadas, vino el aluvión, y nuevamente la retroexcavadora, esta vez sacando el barro y millares de piedras que fueron arrastradas desde los verticales cerros. 

En esas tres escenas, la demoledora, la policial y la de gestión de la emergencia, hay dos sujetos en torno a la retroexcavadora: el dueño de la máquina y el operador de la máquina.

El dueño de la máquina se hizo rico gracias al terremoto, la protesta y el aluvión: el arriendo de la maquinaria es costoso y cada ahora es onerosa. En este enriquecimiento medió también los amiguismos, la información privilegiada, los contubernios políticos, los cobros de seguros (que estimularon muchas demoliciones) y los sobreprecios por arriendo de maquinarias. 

Pero el operador tuvo que asumir, en razón de su empleo, un papel siniestro en la demolición: arrasando esforzadas autoconstrucciones, desmantelando recuerdos e impactando profundamente en las biografías de los barrios y de los tocopillanos. Fue el malo

En la protestas, el operador se transforma en un policía improvisado, un aliado de la violencia y represión del Estado. Un ciudadano contra otros ciudadanos. Era el “paco” de civil, un policía sin uniforme y solo por algunas horas. 

En el aluvión, el operador fue el héroe, desviando el barrio y las piedras, abriendo los caminos y salvando las casas. 

Entonces, el dueño y su emprendimiento capitalista, no maneja la máquina, el sólo tiene la máquina, la arrienda a precio caro y se queda en casa. Pero el operador va transitando entre el malvado, el policía y el héroe. Dispone de su cuerpo en la operación. Con ganancia asimétrica respeto a la ganancia del dueño. 

Por otra parte, la máquina es el dispositivo que media el paternalismo del Estado, pero también del ordenamiento y violencia, pero también media el proteccionismo comunitario. Después de las catástrofes, vino la máquina y luego vinieron los subsidios.

En toda esta trama está la tectónica de placas (el terremoto); la tectónica del barro aluvional, pero también las tectónicas de la máquina en sus tres tránsitos post terremotos. La máquina y sus distintas vibraciones desviadas con sus horarios, sus programaciones y escenarios. 

 Damir Galaz-Mandakovic (2017)

 

EXPANSIÓN MINERA, DÉFICIT HÍDRICO Y CRISIS SANITARIA. LA POTABILIZACIÓN DEL RÍO TOCONCE Y EL IMPACTO DEL ARSENICISMO EN LA POBLACIÓN DE LA PROVINCIA DE ANTOFAGASTA (1915-1971)

Revista Historia 396, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso 
 
Resumen: 
En este artículo se describen y analizan los procesos mineros metálicos y no metálicos impulsados por capitales estadounidenses, los cuales aumentaron la demanda y la presión hacia los escasos recursos hídricos del Desierto de Atacama por efecto de la innovación de sus sistemas técnicos y por la expansión de sus escalas de producción. Se caracterizan las medidas que se tomaron en un contexto de escasez y desabastecimiento de agua para la población, y cómo estas variables influyeron en la conexión de las aguas salobres del río Toconce a la matriz pública de agua potable. Esta decisión produjo inesperadas consecuencias que ocasionaron resultados desastrosos en la salud de miles de personas, debido a que estas aguas poseían de modo natural altas concentraciones de arsénico, cantidades que superaban en 80 veces la norma recomendada actualmente por la Organización Mundial de la Salud para el agua potable.
 
 
 

1910 Y EL PASO DE UN COMETA

Fotografía de la Revista Sucesos, 10 de junio 1910.

Durante mayo 1910 se atestiguó el paso del cometa Halley, lo que para muchos supuso el advenimiento de desgracias e infortunios, muchos estaban verdaderamente asustados, algunos recurrieron al suicidio antes que llegara “el fin de mundo”. 

Había un ambiente apocalíptico con varias teorías predictivas. El tema radicaba en que si acaso la cola del cometa alcanzaría o no nuestra atmósfera e intoxicaría a la población…caldo de cultivo para brujos, magos, religiosos, y también para caricaturistas de diversas revistas. 

En agosto de 1910, el presidente Pedro Montt viajó a Alemania para tratar su estado de salud, sin embargo, falleció a los pocos días, el 16 de agosto de 1910. Entonces, asumió la administración del país Elías Fernández Albano. Su gobierno solo duró unos días, ya que Fernández también falleció: el 6 de septiembre por causa de una pulmonía. Todo esto, en menos de un mes. Para muchos, el causante de tales desgracias fue el cometa Halley.

LA OLLA COMÚN (1932)

  1. LA CRISIS EN TOCOPILLA

Extracto del libro “Migración y biopolítica. Dos escenas del siglo XX tocopillano” (D. Galaz-Mandakovic, 2013). 

Los estertores del sistema salitrero Shanks en la zona de El Toco, fueron significativas, en cuanto significó una presión ante las autoridades políticas por buscar soluciones circunstanciales a los cesantes y sus familias que, al tenor del cierre de las oficinas salitreras, debían abandonar la pampa hacia sus tierras de origen, cuando no podían integrarse a otras oficinas o cantones. Muchos fueron itinerantes desde el cantón de Taltal hasta la provincia de Tarapacá.[1]

La Prensa de Tocopilla 17 de abril de 1932. El Patronato de la Infancia, en el mes de marzo de 1932, proporcionó a la ciudad 67.718 raciones, de las cuales 44.368 fueron destinadas para niños de 3 a 14 años y el resto se distribuyó entre guaguas, niños enfermos y ancianos.

Antonio Pastor Banda, Gobernador de Tocopilla en junio de 1932,  mencionaba lo siguiente: 

“La situación de aguda crisis de este Departamento con motivo de la casi total paralización de las faenas salitreras y la falta de embarque de salitre en este puerto, han motivado el éxodo de obreros y sus familias al sur en una forma considerable que puede decirse sin lugar a dudas que la población del Departamento no es actualmente superior a treintaicinco mil personas…” .[2]

Ejemplo de lo recién expuesto, fue el 10 de mayo de 1932 en los vapores “Taltal” y “Fresia” se embarcaron 394 operarios de oficinas salitreras, quienes junto a sus familias sumaban un total de 719 personas. El 13 de mayo de 1932 se informaba en un acta de la Gobernación Marítima que el vapor “Huasco” y “Margara” llevaba 432 cesantes que, agregando a sus familias hacían un total de 881. Estos vapores se dirigían a la zona central, refiriéndose con esto, por lo general, al puerto de San Antonio. De esta forma Tocopilla se transformó en una especie de “pasillo”: era el puerto que ofrecía el embarque de regreso, originando aglomeraciones en el sector céntrico.[3] Las familias no siempre se embarcaban en el mismo día de su llegada a Tocopilla, situación que los obligaba a pasar la noche en la intemperie, era el Muelle de Pasajeros un lugar donde se improvisaba un albergue. 

Las estadísticas de cesantía señalaban lo siguiente en el año 1931: Antofagasta, 2.500 cesantes; El Loa, 800; Tocopilla, 1.071; y Taltal, 600. Un total de 4.971 cesantes que sumando a sus familias la cifra promediaba alrededor de 14.913 personas.[4] Frente a tal situación, el Gobernador Arturo Peralta solicitaba al Intendente, a través de varios escritos, algún proyecto que permitiera paliar la situación mediante la creación de puestos de trabajo. Las mociones iban desde la reapertura de minas con manejo estatal, ya sea de oro o azufre, como ampliaciones del alcantarillado. 

Paradojalmente, en julio de 1930 se celebraban los 100 años de la extracción de nitratos, lo cual sirvió de excusa para realizar actividades recreativas y fiestas, todo como una forma de desestimar el trance.[5] De esta forma, el Estado modelaba un discurso elusivo. 

Ya en 1932, el desierto se va quedando vacío. Una a una, las antiguamente productivas oficinas salitreras dejan de generar ganancias para el país,[6] los bajos precios del salitre sintético implican que la industria del nitrato reduzca aún más el número de trabajadores.[7] 

2. ASISTENCIALISMO Y OLLA COMÚN

El bajo presupuesto existente en Chile fue destinado mayormente a la conformación de una institución de carácter asistencialista en una situación desesperada, que por otro lado también buscaba frenar las pasiones y peticiones de los obreros pobres. Es así que desde el Estado se instauró la llamada Olla del Pobre, pero conocida como la Olla Común. Pasajera institución que se encargó de alimentar a cientos de pampinos y tocopillanos y tocopillanas sulfurados ante la hambruna y la desnutrición.  

La atención de los pobres comenzó en abril de 1932, con un Estado que comenzaba a desembolsar cuantiosas sumas de dinero en beneficio de los cesantes y, obviamente, de algunos comerciantes, quienes realizaban grandes ventas a la gobernación  y al municipio.

La Olla Común en el Departamento de Tocopilla benefició a hombres, mujeres, niños y guaguas. Abarcaba a las localidades de Gatico y Quillagua. Un cuadro estadístico extraído del archivo de la Gobernación, expone la situación anual de 1932, presentando un increíble panorama: 

“Departamento de Tocopilla

A primero de diciembre de 1932, en cumplimiento del Decreto de la Gobernación Nº 403, Don Ezequiel Pinto Ovalle procedió a entregar Julio Kloques, Inspector Provincial del Trabajo, los servicios de cesantía de esta ciudad y Departamento”. [8]

Hombres

Mujeres

Niños

Guaguas

Total

 Tipo de Olla

2.429

1.424

0

0

3.855

Común

0

0

2.095

1.001

3.096

Infantil

67

83

69

0

219

Casino Marítimo

1.062

1.240

784

169

3.255

Ración en Crudo

69

61

0

0

130

Olla Federación

1.157

1.158

887

252

3.454

Gremio Marítimo

89

64

86

16

255

Gatico

11

4

15

0

30

Quillagua

4.884

4.014

3.936

1.458

14.292

TOTAL

Tabla 1Cantidad de beneficiados por la Olla del Pobre durante el año 1932. 

Indiscutiblemente es sorprendente la gran cantidad de personas auxiliadas por la Olla del Pobre; es decir, si en Tocopilla a la sazón del año 1930 había 18.290 habitantes, más de catorce mil se alimentaron durante casi un semestre a expensas del Estado. 

Ezequiel Pinto, Inspector de Cesantía, explicaba que:

“Después de una visita ocular y detenida, se oyeron varios reclamos de las comidas, solicitándose el jabón para lavarse y otros alimentos indispensable como ser la avena, grasa, etc. A medida que estos artículos lleguen, se les proporcionará lo solicitado, agregándole la carne que se repartirá una vez por semana de acuerdo a las instrucciones impartidas al respecto. El señor Gobernador estudia la posibilidad de suministrarle también una vez a la semana una ración de pescado” .[9]

La Gobernación contaba con la ayuda logística proporcionada por el Comité de Cesantes, grupo que coordinaba las erogaciones y la distribución de éstas. Esta agrupación de hombres del Comité reunía personalidades de gran connotación social para la ciudad, tales como el mismo Alcalde Juan Daniel Ruiz, Mariano Serrano, Benedetto Schiappcasse, Ignacio Rencoret, Mr. Boynton, Carlos Bañados, entre otros.

El Comité Pro-Cesantes de Tocopilla, también entregaba ayuda pecuniaria. En Diciembre 1932 las erogaciones fueron las siguientes: 

Socios

Erogaciones

José Chong

$ 40

Operarios Matadero

$ 73

Empleados Municipales

$ 330.80

Juan Daniel Ruíz

$ 400

Personal Aseo y Riego

$ 165.68

Dirección de Obras

$ 169.75

Sociedad Medida

$ 70

Francisco Redecic

$ 40

Caja de Ahorros

$ 100

The Chile Exploration

$ 2.177.15

Anglo Chilena

$ 2.000

Barriga Wachholtz

$ 600

Vicente Eldan

$ 90

Mariano Serrano

$ 60

Habit Hermanos

$ 71

José Iñesta

$ 25

Arturo Tapia

$ 5

Aníbal Malvino

$ 20

Mandakovic Hermanos

$ 50

Pedro Ljubetic

$ 20

Francisco Redecic (2º donación)

$ 20

Hugo Rolandi

$ 20

Bongiorno Gamboa

$ 20

Horacio Lehe

$ 20

Mandakovic Hermanos 

$ 50

Cajino y CIA

$ 15

Brontis Hermanos

$ 50

Guache  CIA

$ 51

Mandakovic y Vlastelica

$ 100

Enrique Girardi

$ 20

Gabriel Ruíz

$ 5

Ponce Hermanos

$ 10

Fraumeni y Cía.

$ 30

Carlos Ayala

$ 5

Cía. Salitrera Anglo Chilena

$ 3.111.08

Banco Chile

$ 94

The Chile Exploration y Cía. 

$ 67.1

Personal de Carabineros

$ 195.60

Tabla 2. Listado de benefactores de dinero para la Olla del Pobre. 

Diario El Proletario de Tocopilla, 17 de enero de 1932. 

El Estado de Chile también creó, en junio de 1932, El Comité de Socorro Inmediato conformado por los Ministerios de Trabajo, Fomento, Agricultura, el de Interior y el de Hacienda. El comité tenía como propósito prestar auxilio a través de la prestación de alojamiento y de proporcionar vestuario a familias menesterosas, básicamente en invierno. El alcalde tenía que asociarse con el Inspector de Trabajo y debían proceder a arrendar bodegas o locales adecuados para albergar a las familias indigentes, y así poder proporcionar techo y abrigo. Los regimientos tenían la orden de donar, previo inventario, todas las prendas de vestir, ya sean abrigos, bototos, chaquetas, o todo vestuario que había sido dado de baja. Lo mismo tuvo que hacer Carabineros. Por esta situación fue bastante común ver a indigentes y mujeres vestidos con trajes de camuflaje militar, lo que era aprovechado por los comerciantes para ridiculizar burdamente a los indigentes[10]. Era la burla hacia la homogenización en el vestir de los pobres propiciada por el Estado, operando un significante de disfraz en cuerpos de pobres.                    

En otro ámbito, la carencia de pan denotaba malestares en los cesantes, quienes organizaban marchas hacia la Gobernación, ubicada en calle Serrano Nº 1230-1236. En una ocasión, precisamente el 13  de noviembre de 1932, hubo una gran protesta de los cesantes porque no se les suministró pan a la hora de almuerzo. La turba fue obligada por Carabineros a detenerse en calle 21 de mayo entre calle Colón y A. Pinto, en virtud de no poseer el permiso correspondiente, situación que derivó en una gran riña que terminó con varios cesantes heridos por lanzas, arrollados por los caballos, y los edificios aledaños totalmente maltrechos. 

Lo recién expuesto dimensiona en parte la comprensión hacia el Estado, la que básicamente se orientaba a concebir un Estado paternalista que debía socorrer a la comunidad en todo momento y llegar hasta los ínfimos detalles, como el de dar pan en el almuerzo. Dichas concepciones políticas ejercerían una gran presión al gobierno, fueron los administradores locales de ese Estado los que tendrían que lidiar y bregar contra esa gran demanda social, a través de la fuerza bruta y la represión policiaca; los dispositivos para lidiar y responder ante la interpelación, en el descontrol de lo público. 

 

 

[1] González, 2001.

[2] Archivo de la Gobernación de Tocopilla, acta nº 134, junio de 1932.

[3] Amelia Barrera, entrevista 2007.

[4] Diario El Mercurio, Antofagasta, 11 noviembre de 1931, pág. 6.

[5] Bugueño, entrevista 2009.

[6] Bermúdez, 1963.

[7]      La situación en la oficina María Elena no era disímil, ya que se había optado por bajar el ritmo de la producción, debido a la baja venta del salitre, y para evitar una mayor cesantía, se redujo el número de días para trabajar. En marzo de 1932, se trabajaban sólo cinco días, lo que implicaba una reducción de sueldos. Aquello empezaba a constituir la desesperación de los pampinos, ya que la baja del salario se producía en momentos de una inflación descontrolada en los precios de artículos de primera necesidad. Pero, lamentablemente, no bastó con reducir los días laborales a cinco: a partir de junio sólo se trabajaban cuatro días (Archivo Gobernación de Tocopilla, acta de reunión entre trabajadores y gobernador, 23 de marzo de 1932).

[8] Archivo Gobernación de Tocopilla, 1 diciembre 1932, Acta, folio 2-8.

[9] Archivo de la Gobernación de Tocopilla, diciembre 1932, Acta folio 7.

[10]Bugueño, entrevista 2009.

DÍA DEL PATRIMONIO: 11 HISTORIAS TOCOPILLANAS (FORMATO AUDIOVISUAL)

En el contexto de la celebración del Día Nacional del Patrimonio, en conjunto con la Municipalidad de Tocopilla, hemos preparado 11 videos que reseñan los principales hitos históricos de algunos sitios tocopillanos.

1. Plaza Carlos Condell de la Haza (1930

2. Estadio Municipal Ascanio Cortes (1931)

3. Sub-Prefectura de Bolivia en Tocopilla (1846)

4. Reloj de Coya Sur (1911)

5. Logia Masónica Unión y Esfuerzo Nº85 (1968)

6. Grupo Escolar: Escuela Superior de Hombres Nº1 – Escuela Superior de Niñas Nº2 (1943)

7. Balneario Caleta Boy (1940)

 

8. Gatico: una ciudad minera (1832-1940)

9. Casa Directores Anglo-Chilean Nitrate and Railway Company (1888)

10. Edificios Colectivos de la Caja del Seguro Obrero Obligatorio de Tocopilla (1941)

11. Iglesia Nuestra Señora del Carmen (1874)

RÍO, MURALLAS Y TURBINAS. INNOVACIÓN HIDROELÉCTRICA EN EL CANTÓN EL TOCO: TRANQUE SANTA FE Y TRANQUE SLOMAN

RÍO, MURALLAS Y TURBINAS. INNOVACIÓN HIDROELÉCTRICA EN EL CANTÓN EL TOCO: TRANQUE SANTA FE Y TRANQUE SLOMAN

Resumen:El propósito de este artículo es describir una historización y contextualización del origen y desarrollo de dos innovadores proyectos hidroeléctricos efectuados por empresarios alemanes en el marco del capitalismo salitrero del sistema Shanks en el cantón El Toco: el Tranque Santa Fe (1898- 1901) y el Tranque Sloman (1905-1911). Dichas instalaciones auxiliares de la minería hoy constituyen un importante patrimonio industrial en el desierto de Atacama.

Ver artículo

LUCES YUGOSLAVAS PARA EL OSCURO PUERTO DE TOCOPILLA (1914-1942)

Luces yugoslavas para el oscuro puerto de Tocopilla. De la innovación a la obsolescencia (1914-1942)

Comparto artículo publicado recientemente por Taltalia (Museo A. Capdeville de Taltal), el cual, a través de varias fuentes documentales y archivos de prensa, se describe y analiza el espíritu empresarial de los migrantes yugoslavos en Tocopilla, quienes instalaron una planta de generación de energía eléctrica a pequeña escala en una ciudad que no tenía ese servicio, considerando que los inmigrantes estadounidenses habían instalado una poderosa termoeléctrica para electrificar la mina Chuquicamata. De esta manera, los migrantes yugoslavos absorbieron una demanda ciudadana que requería electricidad para usos domésticos y para el alumbrado público.

HALLAZGO DE ALGUNOS FUSILADOS

Después de una extensa búsqueda y de articulación de distintos datos, los restos de Luis Segovia (25 años de edad), Agustín Villarroel (34 años de edad) y Carlos Garay (25 años de edad), asesinados en septiembre de 1973, fueron hallados en el fondo de un pique minero en Tocopilla. 

Todos estos jóvenes fueron acribillados por carabineros y sus cuerpos fueron lanzados al fondo de la mina La Veleidosa (también conocida como La Descubridora). Años más tarde para dificultar el rescate de los restos y para obstaculizar la investigación, los mismos carabineros dinamitaron la mina.

Finalmente, algunos restos de sus cuerpos fueron encontrados, siendo sepultados el 7 de octubre de 1990. En la misma mina fueron asesinados Claudio Tognola Ríos, Freddy Araya Figueroa y Reinaldo Aguirre Pruneda. Solamente, fueros rescatados algunos restos del médico Tognola.

*Fotografía: La Prensa de Tocopilla, 8 de octubre de 1990.

 
La Prensa de Tocopilla, 8 de octubre de 1990.
 

LA FIEBRE AMARILLA EN 1912

 
DE GUAYAQUIL A TOCOPILLA: LA FIEBRE AMARILLA DE 1912
 
Por los muelles de Tocopilla no solo desembarcaban los víveres o pacotillas, sino que también los rumores de pestes y epidemias acontecidas en otros puertos: Iquique, Antofagasta y Mejillones eran los nombres que circulaban en tono de pánico al informarse de numerosos muertos por extraños vómitos negros, manchas en la cara, diversas dolencias y estados febriles. Entre esos rumores y mitos, llegó el verano de 1912.
 
El 20 de enero de ese año, zarpó desde Guayaquil un vapor de origen británico llamado Cóndor. Cabe indicar que en Guayaquil se vivían los estragos en un “clima terrible, por epidemias como la Fiebre Amarilla y la bubónica…los mosquitos que desgarran al igual que las fieras la carne humana”, indicaba la Revista Zig-Zag Nº 380 en un reportaje especial sobre la situación de la ciudad ecuatoriana. 
 
Luego adicionaba una advertencia: “El viajero que arriba á estas playas está expuesto á ser víctima de algunos horrores, pues si se escapa de la Amarilla y la bubónica (…) no escapará ciertamente de las picaduras de los mosquitos”. (Revista Zig-Zag, Nº380, 1 de junio de 1912).
 
La advertencia hecha por el magazine chileno se cumpliría en su literalidad: al cabo de una semana, un tripulante del vapor Cóndor, que iba con rumbo a Tocopilla, comenzó a experimentar extraños síntomas. Días después estaba completamente enfermo. Su nombre era Pastor Parker.
 
El día 28 de enero de 1912, fue un día aciago: el barco llegó al puerto tocopillano. El enfermo bajó y fue examinado por el médico de la bahía: se le diagnosticó Fiebre tifoidea, por tal razón fue internado en el hospital. El 2 de febrero la temperatura del enfermo declinó y se le diagnosticó ictericia catarral.
 
Poco a poco, los enfermos que habían concurrido al hospital San Salvador de Dios (Matta esquina Washington) por distintas dolencias, presentaron simultáneamente un cuadro febril violentísimo de 40°, acompañado de un gran malestar corpóreo y de vómitos sanguinolentos. Cuando afloraban aquellos síntomas, la suerte estaba echada. 
 
Los siguientes casos aparecieron entre el 25 de febrero y el 2 de marzo. Entre el 4 y el 10 de marzo hubo 10 muertos por la enfermedad aún no diagnosticada. A fines de marzo el doctor Vicencio Carrasco fue categórico en su diagnóstico: todo se trataba de Fiebre Amarilla.Las larvas transportadas por el barco comenzaron a provocar serios estragos en la ciudad. Las condiciones ambientales eran propicias para la difusión de la peste. “La falta de condiciones de higiene le hacen el campo particularmente propicio para desarrollarse” indicaba la revista Zig-Zag el 11 de mayo de 1912. Además de las condiciones insalubres estimuladas con las acumulaciones de basura en diversos sectores, las condiciones climáticas casi homogéneas también eran propicias para el desarrollo del mosquito llamado Aedes aegypti.
 
Para conocer más, ver el libro: “Movimientos, tensiones y luces. Historias tocopillanas” (2019) Link: https://www.researchgate.net/publication/336252125_Movimientos_tensiones_y_luces_Historias_tocopillanas

 

HISTORIA DE LA CRUZ DEL CERRO

El 1 de enero, mientras todos se abrazaban por el año nuevo, Alonso Segovia desde su casa vio con asombro una extraña luz en el llamado “Cerro La Cruz”. Al día siguiente se daría cuenta que había desaparecido el símbolo cristiano en el cual había ayudado en su construcción en el año 1985. La cruz del cerro fue la referencia de muchos niños y niñas de Tocopilla en aquella alta montaña costera: era la meta a la cual siempre quisieron llegar para tener una vista panorámica del puerto. Con el tiempo, el lugar devino en un verdadero patrimonio comunitario, era el lugar de excursiones y caminatas, y era el lugar al cual siempre todos miraban, al punto que el cerro, antiguamente llamado “Tocopilla”, ubicado a final de la Quebrada de Barriles, pasó a llamarse “El Cerro La Cruz”. Acá está el testimonio de uno de sus constructores.

RESEÑA DEL LIBRO “MOVIMIENTOS, TENSIONES Y LUCES. HISTORIAS TOCOPILLANAS”

Compartimos excelente reseña del libro «Movimientos, tensiones y luces. Historias tocopillanas» (2019), reseña por parte del historiador Daniel Canto Molina (Instituto de Desarrollo Económico y Social, Universidad Nacional de San Martín, Buenos Aires), publicada en la Revista Tiempo Histórico Nº 19 (2020).

 
 


RESEÑA DEL LIBRO “MOVIMIENTOS, TENSIONES Y LUCES. HISTORIAS TOCOPILLANAS” Descarga el libro

BÉISBOL

Despuntando la década de 1950 se fueron consolidando algunos equipos de béisbol tales como Club Remache, fundado en 1951, y el Club Diamantes Rojos, este último fundado en el años 1952. Estos primeros clubes estaban casi en completitud compuestos por trabajadores de The Chile Exploration Company, salvo el Club Remache que estaba integrado también por trabajadores que se desempeñaban en la sección Vapores de la Compañía Salitrera Anglo Lautaro.

Estos equipos se fueron enfrentado a las agrupaciones existentes en Chuquicamata y algunos de la salitrera María Elena, derivando de ello una itinerancia de los equipos por el desierto y sus campamentos. Aquellos eventos deportivos contaban con una gran asistencia de público. Asimismo, en Tocopilla fueron surgiendo otros conjuntos, tales como Villa Prat, Caupolicán, el equipo Los Pingüinos y la rama de béisbol de Chile Sporting Club.

En 1952 se creó la primera selección local junto a la Federación de Béisbol de Tocopilla, la cual fue fundada el 26 de mayo en las oficinas de la Gobernación Departamental, reunión que fue convocada por Víctor Álvarez Bravo, Presidente del Consejo Local de Deportes, junto a su secretario René Orellana Muñoz. El documento de la convocatoria a dicha constitución señalaba: “El honorable Consejo Local de Deporte, tiene el agrado de invitar a su Club a formar la Asociación de Béisbol de Tocopilla, la cual posteriormente podrá afiliarse a la Federación de Béisbol de Chile, y desenvolver sus actividades dentro de un marco reglamentario”.[1]

Cabe indicar que la Federación de Béisbol de Chile había sido fundada en 1951[2], al año siguiente se conglomeraron los clubes del norte de Chile y en 1953 se estableció un campeonato nacional. En ese escenario, Tocopilla participó en el primer certamen frente a jugadores que “han ido a Estados Unidos a sostener encuentros que han provocado la admiración de la afición norteamericana”.[3]

El periodista Luis Piñones comenta una anécdota referida al bricolaje y reciclaje como respuesta a la pobreza de una selección tocopillana que fue a participar en la competencia de 1953: “Al llegar a la primera competencia nacional, sus integrantes se dieron cuenta que Tocopilla no llevaba bandera para encabezar el desfile de las delegaciones. En casa de Nello Barnao se confeccionó una, usando un pañal de guagua (bebé). Llevó las iniciales A.B.T. por Asociación  de Béisbol de Tocopilla”.[4] Pero no solo eso, sino que también señala que los guantes eran fabricados con el material de chaquetas en desuso.

A pesar de un magro debut en 1953, desde el año 1954, año en que la selección de Tocopilla logró su primera copa nacional, las selecciones tocopillanas fueron cuantitativamente las mejores de Chile: obteniendo 23 veces consecutivas el título de campeón nacional y 9 bicampeonatos de un total de 37 torneos de béisbol realizados desde 1953 hasta el 2014. Obteniendo una gran cantidad de copas en distintas categorías, con varios jugadores que destacaron en eventos internacionales.[5]En su primera copa nacional, la revista Estadio comentó: “Tocopilla mereció el título por la excelente labor de sus pitchers (…) La superioridad de los vencedores fue tan marcada que restó todo interés el encuentro final (…) por la desproporción entre los adversarios, Tocopilla aseguró el título al derrotar a Antofagasta por 23 a 6.”[6].

Desde entonces, la ciudad fue cuna de destacados beisbolistas, tales como: Adolfo Pereira, Alberto Garabito, Armando Rossel, Arturo Bugueño, Aurelio Almonacid, Bernardino Pérez, Bernardo Jiménez, Carlos Bugueño, Carlos Carmona, Carlos Cortés, Carlos Segovia, Carlos Vergara, Dagoberto Contreras, Daniel Pérez, Eduardo Díaz, Enrique Rojas, Fedor Pérez, Fernando Balbontín, Geraldo Ramírez, Joaquín Nayar, Jorge Rivera, José Jiménez, José Zárate, Juan Araya, Juan Pérez González, Juan Pérez Milla, Juan Ramírez, Juan Rojas, Julio Gerhard, Lino Chirinos, Luis A. Rojas, Luis Bugueño, Luis González, Luis Orellana, Luis Sánchez, Luis Vargas, Manuel Pelayo, Manuel Zepeda, Mario Alzamora, Mario Vidal, Mario Zamora, Mario Zepeda, Mauricio Tapia, Miguel Rivas, Oscar Jara, Osvaldo Fuentes, Pedro Arévalo, Pedro Cisternas, Pedro Gil, Pedro Wolf, Rafael Orrego, Raúl Mercado, René Niculcar, Roberto Carvajal, Rolando Garcés, Rosamel Pérez Milla, Tomás Arévalo, Tomislav Bogdanic, Valentín Caviedes, Vicente Lara, Waldo Astorga, Walter Bugueño, Sergio Sato, entre otros.[7]

En la historia nacional de béisbol, se destaca seguidamente una “época dorada” para las selecciones de Tocopilla, particularmente el periodo que va desde 1960 hasta 1970, periodo en que el equipo de Tocopilla obtuvo siete títulos, de un total de ocho[8], copas obtenidas con la calidad de invictos en los campeonatos realizados en las ciudades de Iquique, Tocopilla, San Antonio, Antofagasta, María Elena, Santiago, entre otras.

Sobre estas victorias, las multitudes se lanzaban a la calles a recibir a sus jugadores que siempre regresaban con sus copas y medallas, constituyéndose un fuerte carácter de deporte que identificaba a los tocopillanos, definiéndose las nuevas estrellas deportivas y los nuevos referentes de heroísmo.

Por ejemplo, en el año 1962 el campeonato nacional fue realizado en la Oficina salitrera del sistema Guggenheim llamada María Elena, localidad donde el seleccionado tocopillano resultó nuevamente campeón. La euforia en aquella ocasión fue a tal punto que miles de tocopillanos llegaron en caravana de vehículos hasta dicha Oficina salitrera (distante a 80 kilómetros). Una vez que el equipo regresó al puerto, miles de personas de apostaron en las calles para recibir con pañuelos a los campeones, junto al lanzamiento de fuegos artificiales: “…con gritos reflejaban su satisfacción por la magnífica labor que les cupo a los beisboleros tocopillanos en la cita nacional máxima de este deporte”.[9] De ese modo, la multitud se apostó en la Plaza principal de la ciudad, interrumpiéndose el tránsito vehicular: “al termino de la caravana, el público sacó en andas del vehículo a los jugadores y costó arduo trabajo para que el camino quedara expedito”.[10]

El 13 de noviembre de 1971, el mandatario cubano, también beisbolista, Fidel Castro Ruz visitó Tocopilla y luego subió a la Oficina salitrera María Elena. En ese contexto, en un discurso que pronunciaba a los trabajadores del salitre, pregunta sobre quién ganaba en el estadio en el cual estaba hablando, Fidel Castro dijo: “Díganme una cosa, hablando no de salitre pero sí de deporte:  ¿Quién gana aquí en este estadio?”. A lo que el público respondió instantáneamente y gritando:“¡Tocopilla!”. Ante esa respuesta, un asombrado Fidel Castro preguntó: “¿en qué gana Tocopilla?”, la respuesta del público fue también uniformada: “¡en béisbol!”. A lo que Castro señaló irónicamente, pero confundido: “¿béisbol?, ¿Pero ustedes hablan español o ustedes hablan inglés?”.[11]

Ver más 


Notas

[1]Carta s/n del Consejo Local de Deporte dirigida a los presidentes de los clubes de béisbol de Tocopilla. 26 de mayo de 1952 (AGT).

[2] La creación de esta institución fue en el marco de la creación de la Federación Internacional de Béisbol (FIB) que fundada en 1938, después de la inauguración de la Copa Mundial de Béisbol llevada a cabo en Londres. Alrededor de 5 años más tarde, el nombre de la federación fue cambiado a Federación Internacional de Béisbol Amateur (FIBA).

[3]Sesión 8º extraordinaria, Cámara de Diputados. Miércoles 21 de noviembre de 1951. p. 494. (ABCN).

[4] Luis Piñones, Campeones por Siempre: el libro dorado del béisbol tocopillano (Tocopilla: Ediciones Corporación Cultural Juan Collao Cerda, 2007) p. 34.

[5] Uno de los grandes jugadores tocopillanos fue Bernardo Jiménez Alfaro, quizás el mejor pitcher nacido en dicha tierra beisbolera. En el campeonato sudamericano realizado en Lima, fue considerado como el “mejor de Sudamérica”, siendo bautizado como “Brazo de Oro” y como “El mejor de los mejores en su puesto”. Participó en cuatro sudamericanos y en dieciséis campeonatos nacionales. Diario La Prensa de Tocopilla, 14 de octubre de 2008.

[6] Revista Estadio, Nº 566, (Santiago, 20 marzo de 1954), pp. 20-21.

[7]“Entrevista a Sergio Sato”, (Tocopilla, enero de 2016).

[8] Diario El Mercurio de Antofagasta, 10 de diciembre de 2007.

[9] Luis Piñones, Campeones por Siempre: el libro dorado del béisbol tocopillano (Tocopilla: Ediciones Corporación Cultural Juan Collao, 2007). p.56

[10]Idem.

[11]Discurso pronunciado por el comandante Fidel Castro Ruz, Primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Primer Ministro del Gobierno revolucionario, a los obreros salitreros de María Elena, Antofagasta, Chile, el 13 de noviembre de 1971. (Departamento de versiones taquigráficas del gobierno, 1971).

LOS GRINGOS Y LOS CAMINOS

 

Galaz-Mandakovic, D. (2019) Los gringos y los caminos. En: Tococuentos XIII, L. Piñones (editor), Centro Cultural Artes & Letras de Tocopilla.

***

En plena construcción de la Villa Covadonga de Tocopilla, un grupo de propietarios de autos y coches del servicio de locomoción pública, acusaban con el Gobernador a la compañía The Chile Exploration Company por el cierre arbitrario de algunos caminos locales: “The Chile Exploration ha cerrado indebidamente el camino público por el cual desde hace muchos años se hacía el tráfico para la cancha de carreras y cancha de foot-ball situados al lado sur del puerto” (Archivo Gobernación de Tocopilla, carta al Gobernador, 23 de agosto 1923).

Camión perteneciente a Chile Exploration Company, Tocopilla, mayo de 1915. Archivo: D. Galaz-Mandakovic.

Cabe indicar que el sector en donde se emplazó la Villa Covadonga eran sitios yermos usados para el acceso a playas, había canchas de fútbol, terrenos donde también se realizaban carreras de carros y era un sitio al cual acudían escolares en grupos de scout y lobatos. Este sitio también era usado para el aterrizaje de algunos aviones, siendo el primero de ellos el aterrizaje fechado el 27 de agosto de 1916, acción ejecutada por Eleodoro Rojas a través del monoplano El Tucapel, (el cual se elevó sobre el puerto por 22 minutos, tiempo durante el cual efectuó algunas maniobras y sobrevoló la pequeña ciudad, recibiendo el entusiasta saludo de sus habitantes. Al aterrizar, fue aclamado y felicitado fervorosamente por la multitud que por primera vez veía las acrobacias de un aeroplano).

No obstante, ante la construcción del barrio para los obreros y empleados de la termoeléctrica y ante la clausura de caminos comunitarios, los vecinos reclamaron:

“No sabemos con qué autorización se ha hecho este cierre que viene a perjudicar directamente a nuestros intereses y a los del público en general, ya que es el camino único que conduce a las citadas canchas en los días que se celebran fiestas deportivas, tanto para los carruajes como para las personas que a ellas asisten a pie como asimismo el camino que siempre han ocupado los alumnos de las escuelas públicas para sus excursiones escolares. Creemos que la medida adoptada por The Chile Exploration se deba a que este camino queda más o menos en el medio de una corrida de habitaciones que esta compañía ha levantado para sus empleados en terrenos últimamente concedidos por el Supremo Gobierno”.

El reclamo se amparaba en un argumento legal:

“Como la Ley de Caminos es su título II Art. 8o dice la letra ‘se prohíbe a los particulares ocupar, obstruir o desviar los caminos públicos, como asimismo extraer tierras, derramar aguas, depositar materiales o desmontes y en jeneral hacer obra alguna en ello’; estimamos que Chile Exploration ha burlado en este caso abiertamente el Art. 8o de la mencionada Ley de Caminos y como según la misma Ley en su Art. 13 dice que corresponde los señores Gobernadores del Departamento velar por el cumplimiento de las disposiciones de esta ley, adoptando en cada caso las medidas necesarias para impedir o corregir cualquiera infracción.”

Finalmente los propietarios de los vehículos imploraban el rol del Gobernador como garante de ley, interpelándolo para intervenir en esta arbitrariedad denunciada por los vecinos:

“A Ud. suplicamos en conformidad a la Ley de Caminos ya citada se sirva arbitrar las medidas necesarias para que se abra nuevamente al tráfico público el camino a que hacemos mención y que repetimos es el sitio obligado para ir a la cancha de carreras y foot-ball y que desde muchos años está en uso y con mucha anterioridad a la concesión hecha por el Supremo Gobierno de los terrenos a Chile Exploration donde ha construido casas habitaciones llamándola Colonia Americana. (AGT, carta al Gobernador, 23 de agosto 1923).

Al mes siguiente, la Dirección de Obras Públicas, a través de Dirección General de Caminos, también acusó recibo del reclamo y enviaron al Gobernador un oficio consultando por la situación. Dirección General de Caminos le dio la razón a los propietarios de vehículos. No obstante, la respuesta que recibieron los choferes fue la siguiente: “esta situación se puede armonizar, dejando, por el momento cerrado el tráfico hasta que se efectúe el trabajo que ha acordado realizar la Junta Departamental de Caminos, de construir un camino (…) se llegó al convenio con la compañía que dejaría el acceso libre que se solicita…(AGT, oficio No 85 Dirección de Obras Públicas de Antofagasta al Sr. Gobernador, 6 de septiembre de 1923).

Finalmente, el tema no fue resuelto por las autoridades y la clausura de caminos siguió vigente por varios años. En esa situación, los dueños de vehículos que resultaron perjudicados, agenciaron la creación de otro camino de modo comunitario.

En enero de 1928, el diario La Prensa de Tocopilla informaba: “El arreglo del camino a Villa Covadonga: una hermosa iniciativa de la Sociedad de Choferes” (10 de enero 1928). Luego se adicionan los detalles de la iniciativa:

“Es de todo conocido el pésimo estado en que se encuentra el camino de automóviles hacia la Villa Covadonga, por donde hay diariamente un tráfico intensísimo. Como la necesidad de arreglar este nuevo camino, porque el que existía fue cerrado por la compañía termoeléctrica, es necesario para evitar accidentes que pueden ser serios, es urgentísimo. La Sociedad de Choferes ha tomado la iniciativa para hacerlo, proponiendo que todos los propietarios de vehículos matriculados en la comuna, todos los cuales utilizan ese camino, contribuyan a fin de costear las reparaciones. El Gobernador Florencio Tornero ha ofrecido como aporte de la Junta Departamental de Caminos el personal de trabajadores y la dirección técnica de la obra para la cual necesitan 300 camionadas de ripio” (La Prensa, 10 de enero 1928).

Lo curioso es que el Municipio y Gobernación aceptan colaborar, sin tener, quizás, la resolución para poder imponerse ante la compañía, demostrando así una actitud condescendiente. En ese contexto, el Municipio propuso realizar una colecta comunal: “esta proposición fue conversada con el Alcalde Francisco Choloux quien ha acogido con entusiasmo la idea y ha ofrecido el concurso de la Municipalidad para hacerse cargo de la colecta”, citaba La Prensa el 10 de enero de 1928.

En principio, el proyecto comunitario abarcaría desde la península Algodonales, desde el Restaurant Nueva York hasta la entrada de la Villa Covadonga, “y si el dinero alcanzare se repararía también el camino de regreso que se extiende por el interior de las posesiones de Chile Exploration.” Agregaba el mencionado diario.

En la campaña de este proyecto, la asociación elaboró un volante indicando algunos detalles:

“Tocopilla, 9 de enero de 1928. Señor dueño de auto, góndola o camión. Muy señor nuestro: nos es grato poner en su conocimiento que esta Sociedad en sesiones celebradas los días 30 de diciembre pasado, y el 6 de enero presente, ha acordado solicitar de todos los dueños de vehículos matriculados en la Alcaldía de este puerto, una cuota determinada para costear los gastos que originará el mantenimiento de camión para el acarreo de tierra y ripio a fin de proceder a hacer una reparación general del camino que va a Villa Covadonga, cuyo lamentable estado es de todos conocido. Se solicitó este arreglo a las autoridades respectivas, pero a pesar de la favorable acogida que se encontró en ellas, se tropezó con que carecían de este importante factor. Lo que hemos expuesto se subsanaría con la voluntad que esperamos encontrar en todos aquellos propietarios que nos quieren ayudar con su concurso. El valor de la cuota ha sido fijada de acuerdo con la categoría del vehículo y en la siguiente forma: Autos de alquiler y particulares $ 5; Góndolas, $ 20 y Camiones $ 10.” (AGT, Copia de volante de la Sociedad de Choferes, A. Latrille, Presidente. 10 de enero 1928).

Para los efectos de cobro, dicha agrupación acordó con la Municipalidad que la Inspección de Tráfico se encargara de recibir el dinero “por lo que le agradecemos se sirva depositar en esa oficina el valor de cuota, en donde de le extenderá un recibo por la cantidad entregada” (AGT, Copia de volante de la Sociedad de Choferes, A. Latrille, Presidente. 10 de enero 1928).

Pero estos problemas ya poseían otro antecedente, al noreste, en el camino que unía a Tocopilla con Chuquicamata. El Gobernador informaba de un reclamo presentado por el Gremio de Choferes del Departamento, en el cual se quejaban del “abuso que comenten con ellos en sus viajes al Departamento El Loa” (AGT, Oficio No 99, 8 de febrero 1926). Estos choferes acusaban hostilidades por parte de otro gremio de Chuquicamata asociado con personal de The Chile Exploration:

“Según informaciones dadas a esta Gobernación extraoficialmente, se sabe que se hostiliza a los choferes de Tocopilla, porque una empresa de camiones radicada en Chuquicamata, de un señor Cardemil, tiene monopolizado el servicio y forman parte de la empresa algunos empleados superiores de la Chile Exploration. Considero justa la queja de los choferes de Tocopilla, por cuanto a la empresa Cardemil, ni el mismo gremio, ni las autoridades, lo obstaculizan en el servicio de camiones que tiene establecido de Chuquicamata a este puerto, y se les permite hacer el tráfico libremente por todo el Departamento (AGT, Oficio No 99, al Sr. Intendente, 8 de febrero 1926).

Las hostilidades entre los gremios, uno de ellos a la sombra del consorcio norteamericano, prosiguió. Era la manifestación de una privatización de un camino, ejerciendo esta empresa una especie de arrogancia caminera y apropiación fáctica del territorio.

El Gobernador envió una nota a la Gobernación de Calama indicando lo siguiente:

“Dice el artículo 40 de la Ley No 4053 de 29 de septiembre de 1924 que ‘Habrá libertad de comercio en el recinto de las poblaciones obreras dependientes de Oficinas salitreras, establecimientos mineros e industriales…’. ¿Si existe la libertad de comercio en el recinto de estas poblaciones, no es dable deducir por un razonamiento lógico que con mayor razón existe la libertad de traficar o el derecho de libre tránsito? Como el mineral de Chuquicamata no corresponde a la Jurisdicción de este Departamento, estimo que el señor Gobernador de El Loa podría poner termino a éstas dificultades que desde hace largo tiempo se vienen produciendo” (AGT, Oficio s/n al Sr. Gobernador de Calama,21 de abril de 1926).

Además del cierre de caminos y hostilidades de una apropiación ilícita del territorio, la construcción de la Villa involucró la destrucción de paseos y veredas peatonales:

“El paso de camiones de Chile Exploration, significó la destrucción del único paseo peatonal que contaban los tocopillanos hacia el sur de la ciudad. El paseo había sido construido como regalo a la comunidad por el industrial salitrero, el alemán Henry Sloman” (La Prensa, 14 de febrero 1929).

Con la llegada de vehículos y camiones por gestión de los norteamericanos, las improntas materiales y urbanas de la población local u otros agentes empresariales, fueron desmanteladas. La Prensa indicaba:

“Cuando se construyó Villa Covadonga se intensificó el tráfico de automóviles, la autoridad municipal no adoptó ninguna precaución para defender esa vereda y, poco a poco, fue siendo invadida y destruida, al extremo de que hoy solo quedan vestigios de tan útil paseo, quedando familias privadas del beneficio de que gozaban y expuestos los que todavía salen a recorrer a pie la antigua vereda a ser atropellados por los autos” (La Prensa, 14 de febrero 1929).

El mismo diario interpelaba a la Municipalidad por la impunidad de estos hechos:

“…es pues un deber de la Municipalidad reparar esa vereda o mejor dicho reconstruirla haciendo un nuevo trazado en forma que se deje para la calzada un espacio de igual anchura en toda la extensión entre la vereda y las rocas que hay al lado de los chalets de Chile Exploration” (La Prensa, 14 de febrero 1929).

La situación sobre el cese de los caminos o la apropiación de los mismos y la destrucción de paseos peatonales, configuró una discusión comunitaria en cuanto al poder de la compañía y a la capacidad de cooptar a los políticos locales, quienes, aceptando esta interrupción y demostrando la imposibilidad o incapacidad de buscar alguna compensación o reparación, se hicieron parte de una campaña surgida en la propia población. Quizás era una forma de no contrariar a la empresa vistas las numerosas gestiones para electrificar la ciudad, electricidad que recién llegó al poblado en 1942. O quizás fue una forma de no contrariar a los nuevos patrones allegados, asumiendo definitivamente un rol de subalterno: borrar los caminos era a su vez una forma de establecer una nueva escritura territorial y de circulación en el puerto tocopillano.

***

 

SLOMAN Y LA PROSPERIDAD

 

El gran edificio fotografiado corresponde a Chilehaus, un inmueble construido desde 1922 en la ciudad de Hamburgo por el minero salitrero Henry Sloman. En el año 1983 el inmueble fue denominado como Monumento Histórico y el 5 de julio de 2015 fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La fotografía inferior remite a la Oficina salitrera “Prosperidad”, propiedad del mismo Sloman, la cual fue creada en 1895, en pleno cantón salitrero de El Toco…corresponde a lo que quedó después de la explotación de los caliches. Corresponde a los archivos del territorio extractivo.

La prosperidad de Sloman estuvo basada en la sacrificialidad de un territorio: una “zona de sacrificio” explica la “zona de beneficio”, una en el desierto, la otra en Alemania. El calor, el frío, el pago con fichas, la violencia paramilitar y el exceso de trabajo, fueron los ejes para generar una riqueza que finalmente, se invirtió y se disfrutó muy lejos de este desierto.

Blog de Damir Galaz-Mandakovic

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search