LA OLLA COMÚN (1932)

  1. LA CRISIS EN TOCOPILLA

Extracto del libro «Migración y biopolítica. Dos escenas del siglo XX tocopillano» (D. Galaz-Mandakovic, 2013). 

Los estertores del sistema salitrero Shanks en la zona de El Toco, fueron significativas, en cuanto significó una presión ante las autoridades políticas por buscar soluciones circunstanciales a los cesantes y sus familias que, al tenor del cierre de las oficinas salitreras, debían abandonar la pampa hacia sus tierras de origen, cuando no podían integrarse a otras oficinas o cantones. Muchos fueron itinerantes desde el cantón de Taltal hasta la provincia de Tarapacá.[1]

La Prensa de Tocopilla 17 de abril de 1932. El Patronato de la Infancia, en el mes de marzo de 1932, proporcionó a la ciudad 67.718 raciones, de las cuales 44.368 fueron destinadas para niños de 3 a 14 años y el resto se distribuyó entre guaguas, niños enfermos y ancianos.

Antonio Pastor Banda, Gobernador de Tocopilla en junio de 1932,  mencionaba lo siguiente: 

“La situación de aguda crisis de este Departamento con motivo de la casi total paralización de las faenas salitreras y la falta de embarque de salitre en este puerto, han motivado el éxodo de obreros y sus familias al sur en una forma considerable que puede decirse sin lugar a dudas que la población del Departamento no es actualmente superior a treintaicinco mil personas…” .[2]

Ejemplo de lo recién expuesto, fue el 10 de mayo de 1932 en los vapores “Taltal” y “Fresia” se embarcaron 394 operarios de oficinas salitreras, quienes junto a sus familias sumaban un total de 719 personas. El 13 de mayo de 1932 se informaba en un acta de la Gobernación Marítima que el vapor “Huasco” y “Margara” llevaba 432 cesantes que, agregando a sus familias hacían un total de 881. Estos vapores se dirigían a la zona central, refiriéndose con esto, por lo general, al puerto de San Antonio. De esta forma Tocopilla se transformó en una especie de “pasillo”: era el puerto que ofrecía el embarque de regreso, originando aglomeraciones en el sector céntrico.[3] Las familias no siempre se embarcaban en el mismo día de su llegada a Tocopilla, situación que los obligaba a pasar la noche en la intemperie, era el Muelle de Pasajeros un lugar donde se improvisaba un albergue. 

Las estadísticas de cesantía señalaban lo siguiente en el año 1931: Antofagasta, 2.500 cesantes; El Loa, 800; Tocopilla, 1.071; y Taltal, 600. Un total de 4.971 cesantes que sumando a sus familias la cifra promediaba alrededor de 14.913 personas.[4] Frente a tal situación, el Gobernador Arturo Peralta solicitaba al Intendente, a través de varios escritos, algún proyecto que permitiera paliar la situación mediante la creación de puestos de trabajo. Las mociones iban desde la reapertura de minas con manejo estatal, ya sea de oro o azufre, como ampliaciones del alcantarillado. 

Paradojalmente, en julio de 1930 se celebraban los 100 años de la extracción de nitratos, lo cual sirvió de excusa para realizar actividades recreativas y fiestas, todo como una forma de desestimar el trance.[5] De esta forma, el Estado modelaba un discurso elusivo. 

Ya en 1932, el desierto se va quedando vacío. Una a una, las antiguamente productivas oficinas salitreras dejan de generar ganancias para el país,[6] los bajos precios del salitre sintético implican que la industria del nitrato reduzca aún más el número de trabajadores.[7] 

2. ASISTENCIALISMO Y OLLA COMÚN

El bajo presupuesto existente en Chile fue destinado mayormente a la conformación de una institución de carácter asistencialista en una situación desesperada, que por otro lado también buscaba frenar las pasiones y peticiones de los obreros pobres. Es así que desde el Estado se instauró la llamada Olla del Pobre, pero conocida como la Olla Común. Pasajera institución que se encargó de alimentar a cientos de pampinos y tocopillanos y tocopillanas sulfurados ante la hambruna y la desnutrición.  

La atención de los pobres comenzó en abril de 1932, con un Estado que comenzaba a desembolsar cuantiosas sumas de dinero en beneficio de los cesantes y, obviamente, de algunos comerciantes, quienes realizaban grandes ventas a la gobernación  y al municipio.

La Olla Común en el Departamento de Tocopilla benefició a hombres, mujeres, niños y guaguas. Abarcaba a las localidades de Gatico y Quillagua. Un cuadro estadístico extraído del archivo de la Gobernación, expone la situación anual de 1932, presentando un increíble panorama: 

“Departamento de Tocopilla

A primero de diciembre de 1932, en cumplimiento del Decreto de la Gobernación Nº 403, Don Ezequiel Pinto Ovalle procedió a entregar Julio Kloques, Inspector Provincial del Trabajo, los servicios de cesantía de esta ciudad y Departamento”. [8]

Hombres

Mujeres

Niños

Guaguas

Total

 Tipo de Olla

2.429

1.424

0

0

3.855

Común

0

0

2.095

1.001

3.096

Infantil

67

83

69

0

219

Casino Marítimo

1.062

1.240

784

169

3.255

Ración en Crudo

69

61

0

0

130

Olla Federación

1.157

1.158

887

252

3.454

Gremio Marítimo

89

64

86

16

255

Gatico

11

4

15

0

30

Quillagua

4.884

4.014

3.936

1.458

14.292

TOTAL

Tabla 1Cantidad de beneficiados por la Olla del Pobre durante el año 1932. 

Indiscutiblemente es sorprendente la gran cantidad de personas auxiliadas por la Olla del Pobre; es decir, si en Tocopilla a la sazón del año 1930 había 18.290 habitantes, más de catorce mil se alimentaron durante casi un semestre a expensas del Estado. 

Ezequiel Pinto, Inspector de Cesantía, explicaba que:

“Después de una visita ocular y detenida, se oyeron varios reclamos de las comidas, solicitándose el jabón para lavarse y otros alimentos indispensable como ser la avena, grasa, etc. A medida que estos artículos lleguen, se les proporcionará lo solicitado, agregándole la carne que se repartirá una vez por semana de acuerdo a las instrucciones impartidas al respecto. El señor Gobernador estudia la posibilidad de suministrarle también una vez a la semana una ración de pescado” .[9]

La Gobernación contaba con la ayuda logística proporcionada por el Comité de Cesantes, grupo que coordinaba las erogaciones y la distribución de éstas. Esta agrupación de hombres del Comité reunía personalidades de gran connotación social para la ciudad, tales como el mismo Alcalde Juan Daniel Ruiz, Mariano Serrano, Benedetto Schiappcasse, Ignacio Rencoret, Mr. Boynton, Carlos Bañados, entre otros.

El Comité Pro-Cesantes de Tocopilla, también entregaba ayuda pecuniaria. En Diciembre 1932 las erogaciones fueron las siguientes: 

Socios

Erogaciones

José Chong

$ 40

Operarios Matadero

$ 73

Empleados Municipales

$ 330.80

Juan Daniel Ruíz

$ 400

Personal Aseo y Riego

$ 165.68

Dirección de Obras

$ 169.75

Sociedad Medida

$ 70

Francisco Redecic

$ 40

Caja de Ahorros

$ 100

The Chile Exploration

$ 2.177.15

Anglo Chilena

$ 2.000

Barriga Wachholtz

$ 600

Vicente Eldan

$ 90

Mariano Serrano

$ 60

Habit Hermanos

$ 71

José Iñesta

$ 25

Arturo Tapia

$ 5

Aníbal Malvino

$ 20

Mandakovic Hermanos

$ 50

Pedro Ljubetic

$ 20

Francisco Redecic (2º donación)

$ 20

Hugo Rolandi

$ 20

Bongiorno Gamboa

$ 20

Horacio Lehe

$ 20

Mandakovic Hermanos 

$ 50

Cajino y CIA

$ 15

Brontis Hermanos

$ 50

Guache  CIA

$ 51

Mandakovic y Vlastelica

$ 100

Enrique Girardi

$ 20

Gabriel Ruíz

$ 5

Ponce Hermanos

$ 10

Fraumeni y Cía.

$ 30

Carlos Ayala

$ 5

Cía. Salitrera Anglo Chilena

$ 3.111.08

Banco Chile

$ 94

The Chile Exploration y Cía. 

$ 67.1

Personal de Carabineros

$ 195.60

Tabla 2. Listado de benefactores de dinero para la Olla del Pobre. 

Diario El Proletario de Tocopilla, 17 de enero de 1932. 

El Estado de Chile también creó, en junio de 1932, El Comité de Socorro Inmediato conformado por los Ministerios de Trabajo, Fomento, Agricultura, el de Interior y el de Hacienda. El comité tenía como propósito prestar auxilio a través de la prestación de alojamiento y de proporcionar vestuario a familias menesterosas, básicamente en invierno. El alcalde tenía que asociarse con el Inspector de Trabajo y debían proceder a arrendar bodegas o locales adecuados para albergar a las familias indigentes, y así poder proporcionar techo y abrigo. Los regimientos tenían la orden de donar, previo inventario, todas las prendas de vestir, ya sean abrigos, bototos, chaquetas, o todo vestuario que había sido dado de baja. Lo mismo tuvo que hacer Carabineros. Por esta situación fue bastante común ver a indigentes y mujeres vestidos con trajes de camuflaje militar, lo que era aprovechado por los comerciantes para ridiculizar burdamente a los indigentes[10]. Era la burla hacia la homogenización en el vestir de los pobres propiciada por el Estado, operando un significante de disfraz en cuerpos de pobres.                    

En otro ámbito, la carencia de pan denotaba malestares en los cesantes, quienes organizaban marchas hacia la Gobernación, ubicada en calle Serrano Nº 1230-1236. En una ocasión, precisamente el 13  de noviembre de 1932, hubo una gran protesta de los cesantes porque no se les suministró pan a la hora de almuerzo. La turba fue obligada por Carabineros a detenerse en calle 21 de mayo entre calle Colón y A. Pinto, en virtud de no poseer el permiso correspondiente, situación que derivó en una gran riña que terminó con varios cesantes heridos por lanzas, arrollados por los caballos, y los edificios aledaños totalmente maltrechos. 

Lo recién expuesto dimensiona en parte la comprensión hacia el Estado, la que básicamente se orientaba a concebir un Estado paternalista que debía socorrer a la comunidad en todo momento y llegar hasta los ínfimos detalles, como el de dar pan en el almuerzo. Dichas concepciones políticas ejercerían una gran presión al gobierno, fueron los administradores locales de ese Estado los que tendrían que lidiar y bregar contra esa gran demanda social, a través de la fuerza bruta y la represión policiaca; los dispositivos para lidiar y responder ante la interpelación, en el descontrol de lo público. 

 

 

[1] González, 2001.

[2] Archivo de la Gobernación de Tocopilla, acta nº 134, junio de 1932.

[3] Amelia Barrera, entrevista 2007.

[4] Diario El Mercurio, Antofagasta, 11 noviembre de 1931, pág. 6.

[5] Bugueño, entrevista 2009.

[6] Bermúdez, 1963.

[7]      La situación en la oficina María Elena no era disímil, ya que se había optado por bajar el ritmo de la producción, debido a la baja venta del salitre, y para evitar una mayor cesantía, se redujo el número de días para trabajar. En marzo de 1932, se trabajaban sólo cinco días, lo que implicaba una reducción de sueldos. Aquello empezaba a constituir la desesperación de los pampinos, ya que la baja del salario se producía en momentos de una inflación descontrolada en los precios de artículos de primera necesidad. Pero, lamentablemente, no bastó con reducir los días laborales a cinco: a partir de junio sólo se trabajaban cuatro días (Archivo Gobernación de Tocopilla, acta de reunión entre trabajadores y gobernador, 23 de marzo de 1932).

[8] Archivo Gobernación de Tocopilla, 1 diciembre 1932, Acta, folio 2-8.

[9] Archivo de la Gobernación de Tocopilla, diciembre 1932, Acta folio 7.

[10]Bugueño, entrevista 2009.