SOCIOLOGÍA DE UNA MÁQUINA Y SUS TRES ACTOS

Máquina durante el proceso de demoliciones de casas en Tocopilla durante el año 2009.

Hubo cierta sociología de la retroexcavadora en la escena de una catástrofe, analizando, particularmente, tres momentos después del terremoto del año 2007.

El primero remite a la trama de la demolición de viviendas por los efectos del terremoto del 14 de noviembre 2007 en Tocopilla (7,7º Richter), proceso ejecutado por retroexcavadoras. Está la memoria de su formas y acciones demoledoras y las derivaciones negativas hacia casas que no estaban en condición de demolición, pero que al desmantelar alguna casa colindante, las vibraciones y actuar de la máquina, terminaría por afectar a las casas que pudieron resistir el terremoto. Finalmente, las retroexcavadoras, por sus vibraciones descontroladas, tuvieron que demoler esas casas. Arrasando, de este modo, con decenas de enormes barrios. Después del terremoto, literalmente, pasó la máquina. 

Un segundo momento, nos remite a que, como no todas las casas fueron demolidas rápidamente por cuestiones burocráticas (demoras y colapso de los Servicios Públicos, ausencia de títulos de dominio, atraso en posesiones efectivas, herencias confusas, etc.) muchas familias comenzaron un proceso de protestas para apurar la demolición y la reconstrucción, ya que muchos de ellos estaban viviendo angustiadamente en campamentos de mediaguas localizados en la playa, es decir, a varios kilómetros de sus barrios originales. En ese tenor, algunas familias organizaron bloqueos de caminos y grandes fogatas en las carreteras. Las jornadas de protestas tenían la siguiente frecuencia: quemazón de neumáticos, represión policial y finalmente, el paso de una retroexcavadora para retirar los neumáticos quemados y los diversos escombros. 

Un tercer momento, nos remite al proceso de relocalización de los 512 familias (más de 3 mil personas) en el contexto del post terremoto, quienes fueron ubicados por Serviu en un sector vulnerable a los aluviones, frente a lo cual protestaron por la ausencia de vías aluvionales. Pero el aluvión bajó de igual modo. La secuencia fue: las retroexcavadoras prepararon el terreno para construir las casas, construcción de casas, nuevas protestas, otra vez la retroexcavadora para sacar las barricadas, vino el aluvión, y nuevamente la retroexcavadora, esta vez sacando el barro y millares de piedras que fueron arrastradas desde los verticales cerros. 

En esas tres escenas, la demoledora, la policial y la de gestión de la emergencia, hay dos sujetos en torno a la retroexcavadora: el dueño de la máquina y el operador de la máquina.

El dueño de la máquina se hizo rico gracias al terremoto, la protesta y el aluvión: el arriendo de la maquinaria es costoso y cada ahora es onerosa. En este enriquecimiento medió también los amiguismos, la información privilegiada, los contubernios políticos, los cobros de seguros (que estimularon muchas demoliciones) y los sobreprecios por arriendo de maquinarias. 

Pero el operador tuvo que asumir, en razón de su empleo, un papel siniestro en la demolición: arrasando esforzadas autoconstrucciones, desmantelando recuerdos e impactando profundamente en las biografías de los barrios y de los tocopillanos. Fue el malo

En la protestas, el operador se transforma en un policía improvisado, un aliado de la violencia y represión del Estado. Un ciudadano contra otros ciudadanos. Era el “paco” de civil, un policía sin uniforme y solo por algunas horas. 

En el aluvión, el operador fue el héroe, desviando el barrio y las piedras, abriendo los caminos y salvando las casas. 

Entonces, el dueño y su emprendimiento capitalista, no maneja la máquina, el sólo tiene la máquina, la arrienda a precio caro y se queda en casa. Pero el operador va transitando entre el malvado, el policía y el héroe. Dispone de su cuerpo en la operación. Con ganancia asimétrica respeto a la ganancia del dueño. 

Por otra parte, la máquina es el dispositivo que media el paternalismo del Estado, pero también del ordenamiento y violencia, pero también media el proteccionismo comunitario. Después de las catástrofes, vino la máquina y luego vinieron los subsidios.

En toda esta trama está la tectónica de placas (el terremoto); la tectónica del barro aluvional, pero también las tectónicas de la máquina en sus tres tránsitos post terremotos. La máquina y sus distintas vibraciones desviadas con sus horarios, sus programaciones y escenarios. 

 Damir Galaz-Mandakovic (2017)